Predicción del futuro

La teoría SINIC surgió de la idea de que, para gestionar una empresa anticipando las necesidades sociales, es necesario predecir la sociedad futura. Basándose en esta teoría, OMRON ha sido capaz de hacer propuestas sociales continuas marcadas por la previsión. Pero, ¿en qué consiste exactamente esta teoría SINIC, que le permite seguir sirviendo de brújula para guiar la gestión de OMRON más de 30 años después de su desarrollo?

La teoría SINIC es un método de predicción del futuro que desarrolló y presentó Kazuma Tateishi, el fundador de OMRON, en la Conferencia Internacional de Investigación del Futuro en 1970. Anunciada en pleno crecimiento económico acelerado de Japón, antes incluso de que existieran los ordenadores personales e Internet, esta teoría dibujó un cuadro muy preciso de la sociedad hasta mediados del siglo XXI, incluida la aparición de la sociedad de la información.

SINIC son las siglas de Seed-Innovation to Need-Impetus Cyclic Evolution (evolución cíclica de germen-innovación a necesidad-impulso). Según la teoría SINIC, la ciencia, la tecnología y la sociedad comparten una relación cíclica, impactan e influyen mutuamente de dos maneras distintas. En una dirección, los avances científicos producen nuevas tecnologías que ayudan a la sociedad a avanzar. En la otra, las necesidades sociales estimulan el desarrollo tecnológico y las expectativas de nuevos avances científicos. Así, ambos factores influyen el uno en el otro de forma cíclica, impulsando una mayor evolución social.

Del pasado al presente

Mientras los estilos de vida y los valores siguen cambiando de forma drástica, ¿qué tipo de futuro podemos esperar? A continuación, echaremos un vistazo al pasado, al presente y al futuro según la teoría SINIC.

Según la teoría SINIC, el mundo estableció una sociedad industrializada sobre la base de una sociedad agrícola convencional en el siglo XIV. La teoría SINIC divide esta sociedad industrializada en cinco fases: primero, se pasó de una sociedad artesanal a una sociedad de la industrialización; después, en 1870, se produjo el advenimiento de una sociedad de la mecanización; en el siglo XX se desarrolló una sociedad de la automatización; y desde finales del siglo XX hasta los albores del siglo XXI existió la sociedad de la información.

En particular, el siglo XX fue una época de rápida transición a través de tres tipos de sociedades: la sociedad de la mecanización, la sociedad de la automatización y la sociedad de la información. Según la teoría SINIC, la sociedad de la optimización —la fase final de la sociedad industrializada— comenzó en 2005, tras la sociedad de la información y, posteriormente, pasará a la sociedad autónoma en 2025.

Si bien la sociedad industrializada generó riqueza material, también trajo muchos factores negativos. Entre muchos otros, el creciente agotamiento de la energía y los recursos, el aumento de los residuos industriales, la escasez de alimentos, así como los problemas relacionados con los derechos humanos y la ética. En la sociedad de la optimización se predice que estos efectos negativos se corregirán y las personas pasarán de los valores de la sociedad industrializada, tipificados por la búsqueda de la eficiencia y la productividad, a valores en los que se busca la abundancia psicológica, y la calidad y la verdadera alegría de vivir cobran cada vez más importancia.

Gracias a sus tecnologías únicas, OMRON está bien posicionada para ayudar a la sociedad de la optimización a crear un equilibrio completo y una relación armoniosa entre los individuos y la sociedad, entre los seres humanos y el medio ambiente, y entre las personas y las máquinas.

Del presente al futuro: la sociedad de la optimización

Según la teoría SINIC, el periodo actual forma parte de la sociedad de la optimización. Veamos de cerca qué es la sociedad de la optimización y qué tipo de valores se consideran importantes en ella.

El rasgo más notable de la sociedad de la optimización será el alejamiento de la riqueza material y el acercamiento a la gratificación psicológica y a la mejora del estilo de vida, con lo que las personas pasarán a basar su modo de vida en una nueva cultura espiritual.

A medida que la búsqueda de valores de la sociedad industrializada, como la eficiencia y la productividad, disminuyen los nuevos valores, la calidad y la verdadera alegría de vivir, cobrarán cada vez más importancia. Estos dos valores acarrearán, de forma inevitable, conflictos entre sistemas y paradigmas sociales que, a su vez, darán lugar a la creación de nuevos durante los 20 años que durará la sociedad de la optimización.

Si se adopta el punto de vista de que «todos los fenómenos que se dan en la sociedad son sistemas», cabe esperar que los mecanismos sociales existentes se optimicen primero a parches y luego aumenten y se extiendan gradualmente hasta cubrir toda la sociedad. Al mismo tiempo, se crearán e iniciarán mecanismos a escala mundial. Estos mecanismos ayudarán a cumplir los deseos fundamentales de las personas para alcanzar una vida abundante y realizarse, creando finalmente un cambio hacia la sociedad autónoma.

Si bien la sociedad industrializada generó riqueza material, también trajo muchos factores negativos. Entre muchos otros, el creciente agotamiento de la energía y los recursos, el aumento de los residuos industriales, la escasez de alimentos, así como los problemas relacionados con los derechos humanos y la ética. En la sociedad de la optimización asistimos a una creciente demanda social para remediar estos efectos negativos, con el software y los servicios posicionados como la principal industria en la búsqueda de la abundancia espiritual.

Las personas y la tecnología en la sociedad de la optimización

Hasta ahora, se requerían tecnologías que permitieran a las máquinas encargarse de las tareas. En la sociedad de la optimización las máquinas se acercarán a las personas y tendrán la capacidad para adaptarse a sus necesidades. Al proporcionar la “mejor adecuación de las máquinas a las personas”, OMRON se esforzará por continuar con su papel de pionero en la contribución a la sociedad de la optimización que pronto se hará realidad.

En la sociedad de la información el conocimiento solo podía intercambiarse como datos numéricos en forma de encendidos y apagados o unos y ceros. La sociedad de la optimización verá un mayor progreso en las tecnologías que apoyan y extraen el conocimiento y la sensibilidad, lo que resultará en que aspectos como el lenguaje natural, el conocimiento y la sensibilidad humanos se intercambiarán, expresarán y actuarán directamente. En otras palabras, las tecnologías que automatizan partes de nuestro intelecto y sensaciones humanas constituirán la base del desarrollo futuro.

En la sociedad de la optimización las personas y las máquinas encontrarán un nivel ideal de armonía. En lugar de perseguir la productividad y la eficiencia, la gente pondrá más énfasis en encontrar nuevas formas de vivir su vida y en buscar la realización personal. Cuando esto ocurra, se prevé que la gente empiece a dar prioridad a deseos más fundamentales, como el de gozar de buena salud y vivir muchos años, tener una vida cómoda, la búsqueda del aprendizaje permanente y disfrutar del tiempo libre.

Con el fin de seguir avanzando en los campos de la seguridad y la protección, la atención sanitaria y la preservación del medio ambiente, OMRON también está dando prioridad a las actividades que acercan las tecnologías a las personas y satisfacen estos deseos fundamentales, al tiempo que mantiene un equilibrio óptimo entre los individuos y la sociedad, entre los seres humanos y el medio ambiente, y entre las personas y las máquinas.

Mas sobre los Principios Corporativos de OMRON